“313 Dibujos de Buenos Aires” es mi segundo libro, y con el que me siento más cercana. En realidad yo quería que se llame “Dibujos de edificios, calles arquitectos, algunas casas y 9 infografías sobre Buenos Aires” pero por una cuestión de marketing editorial (?) mi visión para el nombre no prosperó.

Lo voy a decir antes que se lo pregunten: no soy arquitecta, no estudié diseño, ni siquiera uso regla para dibujar. Estudié Hotelería y Turismo. No puedo explicar bien de dónde salió el impulso por dibujar edificios, sólo puedo decir cuándo fue que empezó: A principios de 2015 terminé de hacer la campaña de crowdfunding y todos los dibujos para el libro “Cocinar y Dibujar”, un rally de 8 meses en el que pasé de ser empleada full time en una aerolínea, a ilustradora y autora publicada (igual seguía siendoempleada full time en una aerolínea). Cuando terminé, no podía ver una receta de cocina, necesitaba un descanso de todo, menos de dibujar.  Empecé a usar mis horarios de almuerzo de la oficina  (ahora que no tenía que convencer a la gente de que colabore con mi idea.me o dibujar recetas) para ir a dibujar edificios de por ahi. Enseguida empecé a llenar libretas y alejarme cada vez más de oficina.

 

Engolosinada con el mundo editorial, armé el proyecto para hacer un libro y lo presenté en el Programa de Mecenazgo de la ciudad de Buenos Aires (lugar optimo para pedir una beca si querés hacer un libro sobre la ciudad de buenos aires) Pero no fue tan fácil, pasó un año y medio y ni un mail de respuesta. Hasta que un dia de la nada, BOOM, ¡Mail de respuesta! Estimada Josefina, su proyecto ha sido aprobado.

Quería que la presentación de 313 Dibujos de Buenos Aires fuera en un lugar que tuviera que ver con la historia de Bs As, que sea representativo de la arquitectura de la ciudad, que estuviera dibujado en el libro, que sea un escenario agradable para una tarde de verano (corría el mes de diciembre), ah y que me lo prestaran para hacer un evento, gratis. Pensé en la Casa de Victoria Ocampo de Barrio Parque en Palermo, y le escribí un mail a su actual dueño, el Fondo Nacional de las Artes.

Finalmente el 12 de diciembre, el mismo día que el libro se terminó de imprimir, hicimos la presentación en la terraza de la Casa de Victoria, fue atardecer de verano perfecto y uno de los pocos días de diciembre que la ciudad estuvo libre de piquetes. Al evento se sumaron Alamos de Catena Zapata con vinos y Sushi Pop con cajitas de sushi y yo compré papas fritas y gomitas de colores. Sofía Wiñazki, artista y amiga, y Hernán Siselés, productor de televisión y experto en hablar en publico, me ayudaron a presentar el libro, y bueno también hicimos un bingo.